La nueva era sin plástico

¿Plástico o no?

taniadimas / Pixabay

Cuándo pensamos en los desechos que vertimos a nuestro ambiente, se nos viene a la mente un sin fin de productos y sustancias, que por un lado nos benefician, pero por el otro, nunca advertimos que podrían causarnos daño a nosotros mismos dañando el ambiente.

¿CÓMO IMPACTA EL PLÁSTICO NUESTRAS VIDAS?

Uno de esos productos es el plástico, el cual tiene varias definiciones según la academia mexicana de la lengua, la cual lo define como Compuesto sintético que puede ser moldeado de varias formas. Pero ¿Cuándo apareció y qué tanto producimos¿ Químicamente, el plástico fue desarrollado en la década de los 40s y como señala Al-Salem y Baeyens ya desde 2009, los plásticos se utilizan en nuestra vida cotidiana en una serie de aplicaciones. Desde invernaderos, coberturas, revestimiento y cableado, hasta empaques, películas, fundas, bolsas y contenedores. Es razonable encontrar una cantidad considerable de desechos plásticos sólidos (de sus siglas en inglés, PSW) en la etapa final de desechos sólidos municipales (de sus siglas en inglés, RSU). En los países de la Unión Europea, se producen más de 250 × 106 toneladas de RSU cada año, con un crecimiento anual del 3%. En 1990, cada individuo en el mundo producía un promedio de 250 kg de RSU que generaba un total de 1.3 × 109 toneladas de RSU encontrado en los RSU ha aumentado del 11% en 2002 al 12.1% en 2007. Finalmente, de acuerdo a Greenpeace España (http://archivo-es.greenpeace.org/espana/es/Blog/cunto-plastico-hay-en-el-mundo/blog/59905/), desde 1950 a la fecha, se produjeron 8 mil millones de toneladas de plástico. Eso es como el peso de 10, 000 Torre Eiffel o de 80 millones de ballenas azules.

 

¿CÓMO SE FORMA EL PLÁSTICO?

Tama66 / Pixabay

De acuerdo al Consejo Americano de Química de los EE. UU., la mayoría de los plásticos se basan en el átomo de carbono. Las siliconas, que se basan en el átomo de silicio, son una excepción. El átomo de carbono se puede unir a otros átomos con hasta cuatro enlaces químicos. Cuándo todos los enlaces están en otros átomos de carbono, pueden aparecer diamantes u hollín de grafito o carbón. Para los plásticos, los átomos de carbono también están unidos al hidrógeno, oxígeno, nitrógeno, cloro o azufre. Cuando los enlaces de los átomos dan como resultado cadenas largas, como cuentas en una cadena de perlas, el polímero se llama termoplástico. Los termoplásticos se caracterizan por ser fundibles. Todos los termoplásticos tienen unidades repetidas, la sección más pequeña de la cadena es idéntica. Llamamos a estas unidades de repetición celdas unitarias. La gran mayoría de los plásticos, alrededor del 92%, son termoplásticos.

Los grupos de átomos que se usan para formar celdas unitarias se llaman monómeros. Para algunos plásticos, como el polietileno, la unidad de repetición puede ser solo un átomo de carbono y dos átomos de hidrógeno. Para otros plásticos, tales como los nilones, la unidad de repetición puede implicar 38 o más átomos. Cuando combinamos monómeros, generamos polímeros o plásticos. Las materias primas forman monómeros que pueden ser o se usan para formar células unitarias. Los monómeros se usan a partir de polímeros o plásticos

¿LA ESTRUCTURA DEL PLÁSTICO PUEDE SER ESTABLE?

Según dice nuevamente el Consejo Americano de Química de los EE. UU. cuándo la conexión de los átomos de carbono forma redes bidimensionales y tridimensionales en lugar de cadenas unidimensionales, el polímero será un plástico termoestable. Los plásticos termoestables se caracterizan por no ser fundibles. Los plásticos termoestables, como los adhesivos epoxi o las bañeras y bañeras de poliéster insaturado o los adhesivos fenólicos utilizados para fabricar madera contrachapada, son creados mezclando dos sustancias químicas e inmediatamente usando la mezcla antes de que el plástico “fragüe” o cure. De allí que dichos plásticos sean muy estables.

 

¿NOS DAÑA O BENEFICIA EL PLÁSTICO?

 Si recordamos, aquellos que somos mayores a 30 años hoy, nuestras madres llevaban bolsas del mandado, bolsas reutilizadas, algunas de plástico de colores llamativos, eléctricos le llaman ahora, otras de tela o manta. Sin embargo a mediados de los 80´s, las bolsas plásticas empezaron a dominar el mercado y era más fácil adquirirlas, que llevar bolsas del mandado. Tal vez por que nunca pensamos que en las grandes ciudades no iba a dar tiempo de ir a casa y regresar por el mandado. Siempre pensamos en ser “prácticos” y eso nos cuesta muchos dolores de cabeza hoy en día.

Así, los EE. UU., preguntaban a mediados de los 90´s, en las tiendas de supermercados, ¿Plastic o paper?, ¿Plástico o papel? en español, eso nos decía que existía una preocupación por cuidar el ambiente o al menos la limpieza de las calles. Conforme aumentó el uso de los plásticos, nos llenamos de plástico para todo, ahora no vivimos sin pedir una bolsita o muchas bolsas, es más hasta nos jactamos de que nos llevamos bolsas de más del supermercado, sin saber que los desechos contaminarán ríos, lagos, mares o nuestro entorno visual.

 

¿CÓMO COMBATIREMOS EL PLÁSTICO EN EL FUTURO?

tookapic / Pixabay

Existen muchas formas de crear conciencia para no utilizar productos plásticos, desde aquellos simples pasos de no comprar productos plásticos, hasta llevar nuestros contenedores, bolsas o utensilios cuándo salgamos fuera de nuestra casa. De acuerdo al sitio Mi vida libre de plásticos (https://myplasticfreelife.com/plasticfreeguide/), varios son los consejos, aquí algunos:

  1. Di “no” a las bolsas de plástico.
  2. Llevar bolsas de compra reutilizables.
  3. Lleve sus propios contenedores para sacar la comida y las sobras.
  4. Lleve una taza de viaje de acero inoxidable o una botella de agua en todo momento para tomar café y otras bebidas mientras está fuera de su casa.
  5. Llevar utensilios reutilizables y popotes de vidrio.
  6. Eliminar refrescos, jugos y todas las demás bebidas embotelladas de plástico.
  7. Use paños de limpieza y talladores naturales en lugar de talladores de plástico y esponjas sintéticas.
  8. Use jabón en lugar de crema de afeitar en lata.
  9. Elija papel higiénico que no esté envuelto en plástico.

 

Aunque algunos consejos parecen más complicados de lo que realmente son, el hábito empieza poco a poco y algunos pasos son más fáciles que otros, pero si logramos tener un poco de conciencia y disciplina, lograremos lo impensable, reducir de manera sustancial el plástico que usamos y desechamos actualmente.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

S.M.Al-SalemP.LettieriJ.BaeyensWaste.2009. Recycling and recovery routes of plastic solid waste (PSW): A review. Management. Volume 29, Issue 10, October 2009, Pages 2625-2643.

ACC. 2018. https://plastics.americanchemistry.com/How-Plastics-Are-Made/ Consulta: 6 de julio de 2018.

Autor entrada: Miguel Angel Reyes Lopez

Deja un comentario