MICROCLIMAS, una alternativa para sofocar las islas de calor

Seguramente has visitado el zócalo de alguna ciudad y te has sorprendido de los jardines y árboles bien podados, incluso de alguno de ellos que sabes que en otras ciudades son frondosos, que no permiten ver la fachada de los edificios o de las iglesias y catedrales de esas ciudades.

phoebecole17 / Pixabay

También has sentido el calor en esos lugares, muy turísticos en nuestro México y piensas que se debe al cambio climático, el asfalto, los edificios aledaños o el efecto invernadero o todos juntos, pero te has preguntado si ese calor en el zócalo u otros sitios de las ciudades que visitas, ¿No se debe a lo “hermoso” de los cortes (figuras de todos tipos) de los árboles y que no los dejan crecer cómo se debe?.

 

Claro que el clima y sus cambios, se debe a muchos factores, de los cuales el ser humano tiene su grado de injerencia, solo recordar que potencialmente en una ciudad urbanizada son más los microfactores los que afectan el clima en esa ciudad. Pongamos un ejemplo, la hoy Ciudad de México, tiene cambios abruptos durante el día. Se dice que la temperatura promedio en el año es de 19 °C. Sin embargo, en las últimas décadas, la sensación de la población es totalmente drástica, por la mañana sensación de 12 °C y por la tarde de 28°C. Para lugares cálidos 28 °C, es “refrescante”, pero no para los ciudadanos que habitan la Ciudad de México. Los factores, el asfalto, concreto, edificios, contaminación, tráfico, cantidad de automóviles, entre otros.

 

También sabemos que sus “pulmones” están en los parques, pero cuáles son: el Bosque de Chapultepec, el Bosque de Tlalpan, Los viveros en Coyoacán, uno que otro y párenle de contar. Así, que los parques, camellones y banquetas cobran un lugar preponderante en nuestra búsqueda de encontrar los microclimas en las llamadas ciudades. De los camellones, yo recuerdo que en mi infancia en los años 70s y 80s, la Ciudad de México tenía plantados árboles de sombra. Ahora que recorro de tanto en tanto la capital, solo veo camellones, si los hay y con sus excepciones algunos de ellos con árboles.

 

¿Qué es un microclima y una isla de calor?

 

MikesPhotos / Pixabay

Para saber que es un microclima, debemos conocer que es el Clima, según la Academia mexicana de las lenguas, s.m. 1. Conjunto de condiciones atmosféricas de una región en un momento dado: La humedad, el viento, la temperatura y el grado de contaminación forman parte del clima2. Conjunto de condiciones propias de una situación: La entrevista se celebró en un clima de verdadera amistad (https://www.academia.org.mx/obras/obras-de-consulta-en-linea/diccionario-escolar-de-la-aml).

 

Así un microclima de acuerdo al Spanish Oxford Dictionaries, 1 Conjunto de las condiciones climáticas particulares de un lugar determinado, resultado de una modificación más o menos acusada y puntual del clima de la zona en que se encuentra influido por diferentes factores ecológicos y ambientales. Las grandes ciudades conforman un microclima especial con variaciones de temperatura de hasta 10 °C; en los invernaderos se crea un microclima determinado para cada tipo de cultivo (https://es.oxforddictionaries.com/definicion/microclima).

 

Además, en las ciudades se presentan un fenómeno que se conoce como Islas de calor, que según expertos consiste en el incremento drástico de temperaturas en las áreas urbanas, debido a las extensas áreas destinadas a estacionamientos y vialidades que no cuentan con arbolado ni áreas verdes, lo que favorece en algunos casos el calentamiento de una determinada ciudad.

 

¿Qué hace que se pueda generar un microclima y evitar las islas de calor?

 

Entonces, regresemos a la pregunta inicial, en el zócalo y camellones de las ciudades qué deberíamos de plantar?. Claro, la respuesta es obvia, árboles de sombra.

Algunos ejemplos, entre otros, dependerá de la ciudad y del clima:

  • El pino australiano.
  • La morera.
  • La jacarandá.
  • El fresno.
  • El olmo.
  • El chopo o álamo.
  • El castaño de indias.

 

Uno de los investigadores que ha puesto el microclima y las islas de calor en el vocabulario de todos, es el Dr. José Arnulfo Blanco García, profesor investigador de la Universidad Michoacana de san Nicolas de Hidalgo, que investiga sobre la importancia que tiene la conservación de las áreas protegidas en Michoacan, pero bien se puede extrapolar a todas las grandes ciudades o a aquellas que piensan y sueñan algún día serlo (https://www.youtube.com/watch?v=VonWCDIr7Uw).

 

El Dr. Blanco García nos muestra mapas tomados de google maps para mostrar cómo ciudades con menos densidad de árboles, tienden a generar islas de calor, especialmente en lugares destinados como estacionamientos y en las vialidades, además de sembrar en los camellones, plantas de ornato, que si bien contribuye a que el efecto visual en la mancha urbana sea menos drástico; por otro lado, no favorece a establecer lugares de sombra, tanto para los transeúntes como para la ciudad misma.

 

Nos describió un ejemplo muy drástico, el centro de Morelia Mich., existe en su zócalo, edificios coloniales y una catedral muy hermosa, pero al parecer por instrucciones de las diferentes autoridades, los árboles que allí están plantados, están destinados a ser podados a una altura tal, que no afecte al visitante de esa zona la visibilidad para ver a la catedral de Morelia, sacrificando de esta manera la sombra y tal vez la disminución de la temperatura en el zócalo de esa hermosa ciudad.

 

Así, que más estudios de este tipo se deberían de hacer, no solo en las grandes ciudades, sino en otras, las cuales requieren un plan a mediano y largo plazo, para proteger el clima de sus ciudadanos, por un lado, fomentar mejores microclimas y evitar las llamadas islas de calor.

 

Finalmente, hacemos de nueva cuenta el llamado, para que te sumes al Reto de la cubeta de vida y plantes un árbol, subas tu video y compartas con nosotros la feliz tarea de conservar nuestra casa, la tierra.

 

Autor entrada: Miguel Angel Reyes Lopez

Deja un comentario