El Genoísmo y el bebe perfecto

Actualmente hay una gran cantidad de terminos despectivos y clasistas que atacan a tu complexión, religión, color de piel, estatura, nivel ecomómico, inteligencia, entre muchos otros.

Esta clasificación de lo valioso y lo no valioso se puede dar por muchos factores, como la raza, fortaleza física, inteligencia, belleza, sexualidad, poder económico, etc. Pero si pensabas que esto es algo nuevo, pues no es así, este es uno de los sentimientos más antiguos que existen y todo va girando alrededor del concepto del hombre como la cumbre de la evolución biológica, y si a esto le agregamos toda la evolución cultural y social que hoy en día existe, se generan cualquier cantidad de características reales y virtuales para clasificar a otros humanos en dignos y no dignos.

Pero ese no es el fin, en esta sociedad moderna nanotecnológica con grandes avances en ingeniería genética, continua esa búsqueda de la vanidad y la perfección del ser. Pero esta perfección del ser nos ha dirigido hacia un organismo “capaz” de acuerdo a nuestros lineamientos de perfección, no ha habido selección natural y el avance de las ciencias medicas ha permitido la perpetuidad de genes no favorecedores y acumulación de padecimientos genéticos antes raros.

En esta búsqueda por la perfección humana en un universo de avances genéticos se da principalmente en 2 vías, la primera es la modificación genética en organismos vivos, principalmente para la reedición de genes defectuosos y mejorar la calidad de vida de los humanos que puedan pagarlo.

El otro tipo es igual que en la raza Aria perfecta de Hitler, los Espartanos en 300, o los humanos dignos de Gattaca, una selección de los futuros descendientes para eliminar estos atributos no deseados de la población, es decir, él bebe perfecto.

¿Pero qué significa esto?

Pues tan sencillo como cuando haces cualquier comentario clasista, solo que en este caso se utiliza algo que no pueden controlar, tus genes.

En la práctica el sujeto de estudio ya sea nato o nonato, es analizado de acuerdo con su genoma y el potencial genético bueno y malo que este presenta. Una vez que se conocen todos los atributos genéticos es segmentado de acuerdo con su potencial genético, es decir una prueba de aptitudes y actitudes genéticas, y entonces te dan tu calificación de acuerdo con tu capacidad física, mental, de supervivencia, etc.

PublicDomainPictures / Pixabay

¿Y por qué toma fuerza la discriminación genética?

La discriminación genética ha tomado fuerza en sociedad con potencial económico por que existe un fenómeno que ha crecido mucho en los últimos años, “los vicios del genoma”.
¿Y qué son los vicios del genoma?

Hay muchos genes que, en condiciones de selección natural, el individuo no hubiera sobrevivido y por lo tanto no hubiera heredado sus genes. Estos pueden ser tales como los genes de predisposición a diabetes, hipertensión, cáncer, artritis y tantos otros padecimientos de origen genético.

Pero ¿cuál es el problema en este caso?

AdinaVoicu / Pixabay

Esta empatía humana ha permitido la supervivencia los no aptos, a nivel genético, sin los agregados tecnológicos es muy posible que la raza humana no sobreviviera, o al menos se viera muy mermada su población en caso de una contingencia real. Esta empatía del humano es una de las principales razones por las que los primeros homínidos proliferaran, aunque no estuvieran físicamente preparados para la adversidad ambiental.

Durante el proceso evolutivo el hombre perdió la capacidad física de defensa debido al incremento del raciocinio, sustituyendo la capacidad física por herramientas, subsistiendo en comunidades y construyendo refugios para guarecerse del medio; dejo de tener un estrés de selección ambiental, y la reproducción y herencia incluía organismos quizá no capaces para sobrevivir generando poblaciones con vicios genéticos, es decir genes que no aseguran la supervivencia de la especie.

Esta acumulación de genes “malos” es importante para las poblaciones y ha generado en las poblaciones más avanzados el siguiente paso “obligado” entre los más pudientes, que es la selección de con quién te relacionas, ya sea una pareja para proliferar, conseguir los mejores empleados y socios basado en el conocimiento genético acumulado.

Entonces no se sorprendan que en los tiempos venideros poco a poco se escuche más el termino genoísmo y casos de discriminación genética, esto ahora en búsqueda de la siguiente etapa que es la creación de seres mejores, seres perfectos, en base a lo que la ciencia pueda aportar.

Uno de los objetivos de esta discriminación genómica es sin duda la perfección, cuerpos mejor formados y estéticos, mejor tipo de pelo y condiciones culturales según el grupo étnico o cualquier otro atributo que consideremos importante y necesario, hasta llegar a un ente pensante, estético y que podría ser la cúspide del antropocentrismo.

Pero aunque el genoísmo es una tendencia real, por otro lado existe otra tendencia que favorece en gran medida a que nuestro genoma no sea inútil dentro de poco tiempo, esta es la universalidad de las culturas, aunque muchas regiones siguen manteniendo las retrocruzas entre individuos de la región; las relaciones y reproducciones entre poblaciones muy distintas es algo común, esto permite la recombinación de los genes y es una herramienta que genera poblaciones capaces o al menos “Mejor” preparadas para la supervivencia.

Pero más adelante seguiremos con este tema, y que no te sorprenda ver que cada vez hay más y más discriminación genética y ahora ya sabes como se llama, el GENOÍSMO.

Autor entrada: Salvador Castell

Biólogo marino con estudios de posgrado en biotecnología genómica, bioquímica, biología molecular y educación especial. Naturalista y entusiasta de la ciencia. Desarrollador de Proyectos educativos, desarrollo sustentable y transferencia tecnológica. "Conocimiento que no se transmite, no sirve de nada"