Las futuras generaciones serán más altas, más pesadas… ¿Y más glotonas?

La demanda de alimentos está creciendo a medida que la gente crece. Alimentar a una población de 9 mil millones en 2050 requerirá mucha más comida que la calculada previamente.
“Será más difícil alimentar a 9 mil millones de personas en 2050 de lo que sería hoy”, dice Gibran Vita, Ph.D. Candidato al Programa de Ecología Industrial de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología.
Según WWF, el mayor problema ambiental del mundo es la destrucción de la vida silvestre y el hábitat de las plantas. Una gran parte de la devastación se debe a las demandas de una población humana en constante crecimiento. Por otro lado, Hambre Cero es el segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible de los Estados Unidos, y su desafío es satisfacer una demanda mundial de alimentos en crecimiento.

La población mundial podría estabilizarse en alrededor de 9 mil millones en unos pocos años, en comparación con poco más de 7,6 mil millones en la actualidad.

Pero una persona promedio en el futuro requerirá más comida que hoy. Los cambios en los hábitos alimenticios, las actitudes hacia el desperdicio de alimentos, el aumento de la altura y la masa corporal y las transiciones demográficas son algunas de las razones.
La gente esta cambiando
El profesor Daniel B. Müller y sus colegas Felipe Vásquez y Vita analizaron los cambios en las poblaciones de 186 países entre 1975 y 2014. “Estudiamos los efectos de dos fenómenos. Uno es que las personas en promedio se han vuelto más altas y más pesadas. El segundo es que la población promedio está envejeciendo “, dijo Vita.
El primer fenómeno contribuye a una mayor demanda de alimentos. El segundo contrarresta al anterior.
Un adulto promedio en 2014 era un 14 por ciento más pesado, aproximadamente un 1,3 por ciento más alto, un 6,2 por ciento mayor y necesitaba un 6,1 por ciento más de energía que en 1975. Los investigadores esperan que esta tendencia continúe en la mayoría de los países.
“Un adulto global promedio consumió 2465 kilocalorías por día en 1975. En 2014, el adulto promedio consumió 2615 kilocalorías”, dice Vita.
A nivel mundial, el consumo humano aumentó en un 129 por ciento durante este lapso de tiempo. El crecimiento de la población fue responsable del 116 por ciento, mientras que el aumento de peso y estatura representó el 15 por ciento. Las personas mayores necesitan un poco menos de comida, pero el envejecimiento de la población produce solo un dos por ciento menos de consumo.
“El 13 por ciento adicional corresponde a las necesidades de 286 millones de personas”, dice Vásquez.
Esto a su vez corresponde aproximadamente a las necesidades alimentarias de Indonesia y Escandinavia combinadas.
Grandes diferencias
Existen considerables variaciones entre países. El aumento de peso por persona de 1975 a 2014 osciló entre el 6 y el 33 por ciento, y el aumento del requerimiento de energía varió entre el 0,9 y el 16 por ciento.
Una persona promedio de Tonga pesa 93 kilos. Un vietnamita promedio pesa 52 kilos. Esto significa que la gente de Tonga necesita 800 kilocalorías más cada día, o aproximadamente cuatro tazones de avena.
Algunos países están cambiando rápidamente. En Santa Lucía en el Caribe, el peso promedio aumentó de 62 kilos en 1975 a 82 kilos 40 años después.
Los cambios más bajos y más altos se encuentran en Asia y África, lo que refleja las disparidades entre los países de estos continentes.
No calculado previamente
“Los estudios anteriores no han tenido en cuenta las crecientes demandas de los individuos más grandes y las sociedades envejecidas al calcular las necesidades alimentarias futuras de una población en crecimiento”, dijo Vásquez.
La mayoría de los estudios estiman que las necesidades alimentarias de un adulto promedio permanecen constantes a lo largo del tiempo y bastante similares en todas las naciones. Pero no es así.
“Estas suposiciones pueden llevar a errores en la evaluación de cuánta comida realmente necesitaremos para satisfacer la demanda futura”, dice Vásquez.
Este estudio proporciona información relevante para la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que es un líder en la lucha para garantizar la seguridad alimentaria para todos.
Vásquez y Vita dicen que tenemos que ver más que la cantidad de personas en un área para comprender los mecanismos detrás de su consumo. Esto requiere un enfoque multidisciplinario que considere los factores sociales y fisiológicos.
El análisis de este estudio incluyó la bio-demografía, un híbrido de biología y demografía. Los investigadores adaptaron un modelo para sistemas dinámicos que se utiliza a menudo en ecología industrial para estudiar las existencias y los flujos de recursos.

Autor entrada: Jean Bernstein