La importancia de los maglares y el riesgo de su deterioro.

Salvador Elías Castell González

Colegio de Posgraduados en Ciencias Ambientales y Biotecnología del Sureste, A.C.

Los humedales son todos aquellos ecosistemas que tienen de particularidad que en general tienen ciclos secos e inundados y son zonas de transición entre el medio acuático y el terrestre. Estos humedales son las lagunas interdunales, pantanos y manglares entre los más importantes. Estos sistemas en general sirven de refugio para una gran cantidad de organismo que tienen etapas tempranas en los esteros y manglares de recursos importantes como el camarón. También estos sistemas de humedales tienen una importancia ambiental muy importante ya que en conjunto con los bosques cierran el ciclo del agua, donde los bosques captan el agua que se evapora a la atmosfera y que va descendiendo hasta las costas y esta es reingresada al manto freático mediante filtración, llevando dos procesos muy importantes, reingresar el agua para que esté disponible y depurarla durante los procesos físicos, químicos y biológicos que se dan durante la filtración. Por esto los humedales, particularmente los manglares se encuentran protegidos por la NOM-ECOL de SEMARNAT, estando las 4 especies Mangle rojo (Rhizophora mangle), Mangle blanco (Laguncularia racemosa), Mangle negro (Avicennia germinans) y Mangle botoncillo (Conocarpus erectus). Dentro de las consecuencias que existen al desplazar las zonas naturales de los humedales es que la capacidad de filtración del sistema se ve mermada y trae como consecuencia que no toda el agua sea reingresada al manto friático, ocasionando inundaciones en las zonas aledañas a los sistemas de tipo humedal, el caso extremo de la desaparición de grandes porciones o del total del área de sistemas de humedales puede generar un colapso en el ecosistema, una vertiente excesiva de sedimentos que pueden ocasionar la muerte de sistemas arrecifales y sistemas costeros, contaminación del manto freático asi como del sistema hídrico donde sea vertido y inundaciones atípicas como las ocurridas en Villahermosa y Veracruz en años anteriores.

Un desarrollo urbano inteligente debe considerar todos los sistemas sin saturarlos para que no se presenten problemas posteriores por mal manejo del ecosistema.

Autor entrada: Salvador Castell

Biólogo marino con estudios de posgrado en biotecnología genómica, bioquímica, biología molecular y educación especial. Naturalista y entusiasta de la ciencia. Desarrollador de Proyectos educativos, desarrollo sustentable y transferencia tecnológica. "Conocimiento que no se transmite, no sirve de nada"