Lo bioético detrás de la tecnología CRISPR-CAS9

Cuando escuchamos hablar de la ingeniería genética de finales del siglo XX y en los principios del siglo XXI, nos remontamos a la cultura popular de las películas Hollywoodenses, como lo son Jurassic Park, o la Isla.

Sin importar si estábamos más cerca de la realidad que de la ficción. En el año 2000 se declaró por parte de los gobiernos de Los Estados Unidos de América y de Gran Bretaña, que finalmente se tenía la secuencia del genoma humano. Gran logro entre las compañías privadas y públicas de esos países.

Para entonces, ya se conocía las bases y herramientas de la edición de genes, ya Dolly fue clonada y otros microorganismos manipulados, ya teníamos plantas transgénicas resistentes a una o varias plagas y ya se sabía cómo establecer mejoras a algunos genes que nos dieran características nuevas deseadas en un cultivo, es decir el área de la ingeniería genética había madurado.

Por otro lado, la bioética cobró mucha importancia a partir de 1971 con un libro Bridge to the Future de Van Rensselaer Potter donde se señala la importancia de aplicar los principios bioéticos a todo el desarrollo que transforme las bases de la cultura y la educación predominantes en el mundo global en el que vivimos.

Así, la noticia que conjunta a la ingeniería genética y a la biótica es el anuncio del nacimiento de gemelos modificados genéticamente. La era “soñada” de la terapia génica llegó y llegó con una noticia que representa ahora una enorme controversia en el mundo. ¿Es correcto editar genes y generar seres humanos in vitro?

Hablaremos brevemente de eso, partiendo de los 4 principios de la bioética que son la Beneficencia, No beneficencia, autonomía y justicia. He Jiankui, es profesor de la universidad de Shenzhen, en China y además investigador, quien estudió en Stanford en Estados Unidos de América, explicó que usó la técnica Crispr-Cas9, que permite la edición o más comúnmente, corte y empalme de segmentos de ácidos nucleicos, que permite quitar, adicionar o reemplazar las partes no deseadas de un genoma dado; similar, como si se corrigiera un error en una computadora.

De aquí desprendemos, ¿Algún comité de bioética evaluó previo al desarrollo del protocolo de edición el proyecto? ¿Existe regulación alguna en China u otro país sobre el tema? ¿La comunidad científica aprueba el hecho?

Del principio de beneficencia, ¿Esto los beneficia a los gemelos?, en principio parecería que sí, pues se sabe que el padre era VIH positivo, lo cual tiene como alta posibilidad que los fetos se infecten con el virus. De aquí, que podamos pensar, si eso fue o no analizado por pares, como generalmente pasa con manuscritos sometidos a publicación de revistas científicas serias. Lo otro, es saber si esto desata nuevas investigaciones en seres humanos, regulados por acuerdos internacionales, tal como la declaración de Helsinki, que entre otras cosas marca “una propuesta de principios éticos para investigación médica en seres humanos, incluida la investigación del material humano y de información identificables.”

De los otros 3 principios, tendríamos que pensar que este procedimiento no los daña, que es justo y que además los padres dieron el consentimiento para que se aplicara la autonomía, que sea dicho paso, los fetos o embriones no podían decir si querían o no ser “editados” o no modificados, por eso la autonomía recayó en los padres. Habrá que verificar que existe tal consentimiento y si no fue a través de falsas promesas.

Así, la caja de pandora que tenía un número de plagas o males limitado, parece que nos tenía guardada otra sorpresa. Esperaremos ahora sí, la comunidad mundial y sus integrantes, se pronuncien a favor de la creación mundial de los principios bioéticos que señalen las prácticas ordenadas y con calidad y no solo un anuncio de youtube o algún otro medio social, que muchas veces no ayuda a esclarecer y por el contrario, nubla la opinión del público en general.

Referencias:

  1. Bioethics: Bridge to the Future, de Van Rensselaer Potter. Englewood Cliffs, NJ: Prentice–Hall Pub., 1971. ISBN: 0130765139
  2. https://www.youtube.com/watch?v=th0vnOmFltc#action=share
  3. http://www.sustc-genome.org.cn/

Autor entrada: Miguel Angel Reyes Lopez

Maestro en Bioquímica y Doctor en Ciencias Químico Biológicas. Profesor Investigador del Centro de Biotecnología Genómica del IPN. Jefe y fundador del Laboratorio de Medicina de Conservación del CBG. Miembro fundador de la Asociación Mexicana de Bioseguridad AC (AMEXBIO), catedrático de la asignatura de Bioética y miembro del Sistema Nacional de Investigadores desde el 2003.