De perros callejeros y dueños irresponsables, el impacto de las campañas de rescate animal.

Si estás leyendo esto es porque amas y proteges a los animales, y me gustaría compartir que yo también, incluso tengo 3 perros rescatados en casa y siempre estoy en defensa de la vida.

Free-Photos / Pixabay

Pero hay algo que es cierto, el gran éxito de las campañas de protección animal ha propiciado la reciente prohibición de venta de animales en Facebook y otras plataformas digitales o el aumento de la denuncia ciudadana formal y en redes sociales. Esto es un claro ejemplo de que es posible cambiar la forma de actuar y de pensar de la población, y para bien.

Entonces ¿por qué ha habido una serie de notas en contra de las campañas de rescate animal?

Se han propuesto regulaciones y sanciones a los que practiquen campañas de rescate, comprendiendo los puntos de hidratación y alimentación; control de adopción, como la regulación formal de sus requisitos, etc. En general estas medidas no son por odio hacia los animales o para reprimir el papel de estas campañas, o al menos, no es el motivo de esta nota.

Ahora bien, ¿por qué hay una necesidad de regular las campañas de rescate?

Seaq68 / Pixabay

Para empezar, debemos comentarles que no existen censos confiables de la cantidad de perros que hay en casa y mucho menos en vida libre, sin embargo, los números que existen nos pueden dar una idea de la magnitud del problema. Tan solo en México, la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies (AMMVEPE) estima que hay alrededor de 28 millones de perros en México (2018) y el número aumenta entre 15 y 20% cada año. Por otro lado, los datos del INEGI (2017) estiman que existen 19.5 millones de perros en situación de hogar.

La empresa Boehringer Ingelheim Animal Health calcula que el 70% de los perros en México están en situación de calle y nos coloca en el primer lugar de Latinoamérica con el mayor número de perros. Por lo tanto, si usamos estos datos, en México existen entre 65 y 93 millones de perros en total.

Como dato curioso, en México hay más perros que niños menores de 8 años, solo que ese es tema para otro día.

Otro dato asombroso es que a nivel mundial se calcula que hay cerca de 1,000 millones de perros, de los cuales solo entre 250 y 300 millones son mascotas (1 perro por cada 7.6 personas).

Entonces ¿la sobrepoblación de perros es un problema? y ¿esta sobrepoblación es culpa de las campañas?

Aunque las campañas de adopción y cuidado animal fomentan la esterilización de los animales para adopción, y generalmente los animales adoptados se entregan esterilizados, en ocasiones por la edad o la condición de salud no pueden ser esterilizados y se solicita una promesa de esterilización para cuando tengan la edad y condiciones adecuadas para la cirugía.

Esterilización; remover los ovarios y útero de una mascota hembra, es un procedimiento realizado por un veterinario que requiere hospitalización mínima y ofrece beneficios para la salud de por vida. Castrar; remover los testículos de su gato o perro macho, mejorará ampliamente la conducta de su mascota y lo mantendrá cerca de casa.

Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad Animal (ASPCA)

 

skeeze / Pixabay

Por otra parte, existe un problema importante detrás de las campañas, y no son las asociaciones ni los activistas los culpables. O no del todo. Entre el 10 y el 40% de los perros adoptados regresan a la situación de calle; tan solo en México aproximadamente 500,000 perros y gatos son abandonados, principalmente los días posteriores a Navidad (24 de diciembre) y Reyes Magos (6 de enero).

“Hay personas que te los regresan porque piensan que son de peluche y porque ya hizo sus necesidades en algún lado o ya hizo algún destrozo, los vuelven a sacar a la calle, los abandonan o los tratan mal”
Fabiola Navarrete, de la Fundación Amigos Peludos de Toluca.

De los perros de calle se calcula que el 75% nunca recibió una vacuna o desparasitación, lo que indica que fueron abandonados casi inmediatamente después de su compra/adopción (que también se relaciona con el abandono de diciembre), pero también es un reflejo de que la población “salvaje” está proliferando bien.

Tan solo en la CDMX hay entre 1 y 3 millones de perros en situación de calle, y producen entre 500 y 700 toneladas de heces fecales al día, que al secarse y disgregarse en el viento contaminan el ambiente y alimentos, ya sea de manera directa o indirecta a través de vectores como cucarachas, moscas y ratas, y pueden ocasionar enfermedades respiratorias o gastrointestinales.

También en la CDMX la SSA reporta que 9 de cada 10 perros que son retirados de la calle son sacrificados; un promedio de 10 a 12 mil perros al mes y un total de al menos 120,000 perros al año.

¿Y eso es todo, un poco de popo en el aire?

Fran__ / Pixabay

El problema de la sobrepoblación de perros va más allá que solo las heces, comenzaremos comentando que los perros y humanos tenemos cerca de 100 enfermedades transferibles, algunos muy nuevos y peligrosos como los patógenos Rickettsia y Erliquia de los cuales, cada vez hay más casos en humanos, incluso hay reportes de la Secretaría de Salud, que la mortandad por Rickettsia en humanos, ha ido en aumento.

Según un informe de la UVM, el 39% de los mexicanos es indiferente al problema; el 23% los alimenta y el resto se preocupa de hacer la denuncia en redes sociales o llamar a alguna asociación. Aquí debemos hacer un pequeño paréntesis, las campañas de alimentar y poner puntos de hidratación para los perros en situación de calle se han convertido en un problema de salud pública y de salud animal, porque recordemos que muchos de estos cánidos nunca han tenido atención veterinaria, no han sido vacunados y probablemente estén infectados con algún parasito y/o patógeno. En este sentido los puntos de alimentación e hidratación que se encuentran a libre disposición, se han convertido en focos de infección y proliferación de enfermedades como la Leptospirosis.

La Leptospira es una bacteria que puede también ser transferida mediante la ingesta de agua de charcos y recipientes con agua, si un mamífero infectado llega a hidratarse, esta bacteria puede sobrevivir bastante tiempo en agua y así infectar a los animales que lleguen posteriormente a hidratarse.

La leptospirosis es una enfermedad que puede ser transmitida a humanos y que entre sus síntomas se encuentra falla renal o hepática, hemorragias, problemas pulmonares, entre otros.

Y este es solo un ejemplo de las muchas enfermedades que pueden ser contagiadas mediante estos comederos y bebederos al aire libre.

En algunos casos se recomienda cambiar el agua constantemente, poner cloro o antibiótico al agua y el alimento en pequeñas proporciones para que no compartan el mismo bocado, pero no hay nada mejor que preguntar a tu veterinario como atender el problema de focos de infección en tu localidad.

Por otro lado, nuestros amigos caninos, como cualquier animal, necesitan recursos para sobrevivir y al respecto, su huella ecológica es mayor que solo las heces que producen. En promedio un perro tiene una huella hídrica de 65,000 litros de agua al año por kilo del animal. Considerando esto y que el peso promedio de un perro es de 12 kilos, estaríamos hablando de una huella hídrica de 21,840,000,000,000 litros de agua al año, tan solo en México, y una huella hídrica mundial de 78,000,000,000,000 litros de agua al año. Aunque es un número alto, la huella ecológica del humano es mucho mayor, un promedio de 5,400 litros diarios por habitante y un total de 1,971,000 litros al año. Tampoco es que los perros sean los culpables de la escasez de agua, pero todo suma, o resta en este caso.

Otro tema importante que ha sido reportado por la comunidad científica es que los perros y gatos son las especies animales después del hombre, que más especies han llevado a la extinción, pero eso lo dejamos para otra nota.

Y ¿las leyes?

Aunque existen leyes que protegen y “regulan” la tenencia de mascotas, la realidad es que en la aplicación todavía hay mucho por hacer. Algunas encuestas indican que solo el 48% de los mexicanos conoce la Ley Protectora de Animales, sin embargo, el 67% considera que el maltrato es el problema más grave que enfrentan los animales.

Este problema del abandono y la irresponsabilidad del dueño es tan grande, que incluso en el año 1994, la Organización Panamericana de la Salud impulsó el 27 d ejulio como el día del “Perro de Dueño Irresponsable”.

Finalmente, los perros asilvestrados también se han vuelto un problema de seguridad, ya que los reportes de ataques, a humanos y otros animales, en vía pública han ido aumentando.

En conclusión, ¿no a los perros?

cocoparisienne / Pixabay

Al contario, el objetivo de esto es crear conciencia y responsabilidad por parte de los dueños y futuros dueños, ya que los perros como cualquier animal tienen derecho a una vida plena y saludable, pero es necesario entender que la sobreprotección humana también ha generado sobrepoblación.

Debemos ser conscientes del efecto positivo de las campañas de rescate y también, del impacto que han generado para tomar medidas preventivas y correctivas. El tomar medidas no significa dejar de hacerlo, significa hacerlo aún mejor, hay que poner más énfasis en la parte de responsabilidad, no solo en la sensibilización, que ya está casi cubierta. Debe haber mayor regulación por parte de las autoridades, aumentar las campañas de esterilización para evitar la sobrerreproducción y establecer campañas permanentes de vacunación y desparasitación para perros en situación de calle.

Como ya dijimos, los perros al igual que cualquier otro animal (englobados nosotros los humanos) tienen un gran impacto en el ambiente, a pesar de ello, hay algunas medidas sencillas que podemos tomar para disminuir la huella ecológica de nuestras mascotas y el nuestro. Por ejemplo, plantar un árbol en la zona de estancia del perro generará un ambiente más propicio y sombra para nuestra mascota, además de los servicios ambientales que nos brindan las plantas, como son: la recirculación del agua, manutención de polinizadores, producción de oxígeno y captura de carbono, ayudándonos así, a mitigar el impacto ambiental que hemos generado.

fxxu / Pixabay

Nuestras mascotas son parte necesaria en nuestras vidas, solo debemos ser mejores dueños y mas responsables del impacto que generamos en el planeta. Y aunque es casi un hecho que tu que estas leyendo la nota te preocupas en verdad por los perros y otros animales, muchos no lo hacen, y no comprenden que adoptar un perro es un compromiso de mediano plazo, no solo una novedad de navidad que en reyes lo regalas en el mejor de los casos.

Una propuesta interesante es la la adopción mixta, cuando adoptes un perro, también adopta una planta o un árbol y así podemos disminuir nuestra huella ecológica y la de nuestras mascotas.

Y saben que sería aun mejor, si esa empatía tan grande que tenemos con los perros y gatos la extendiéramos con todo ser vivo, y así respetar y cuidar a las abejas, a los tlacuaches, al jaguar, las aves, los hongos, los árboles, en fin, a toda la naturaleza para un futuro sustentable.

Con información de:

http://www.aztecanoticias.com.mx/dia-mundial-del-perro-adoptado-heroes-de-cuatro-patas/3298617
https://www.elsoldetoluca.com.mx/local/perros-adoptados-pueden-volver-a-caer-en-situacion-de-calle-fundacion-amigos-peludos-de-toluca-305219.html
https://www.unotv.com/noticias/nacional/detalle/cuantos-perros-hay-mexico-169710/

Muy Interesante


https://www.boehringer-ingelheim.mx/sites/mx/files/documents/inografia_perrito_callejero.pdf
https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/03/140331_salud_enfermedades_mascotas_gtg

Autor entrada: Salvador Castell

Deja un comentario