OMS: Tuberculosis ultrarresistente (TB-XR)

¿Qué es la tuberculosis ultrarresistente?

La TB-XR, abreviatura de «tuberculosis ultrarresistente», es una forma de tuberculosis resistente a al menos cuatro de los principales fármacos antituberculosos. Esta forma de tuberculosis, además de ser resistente a los dos fármacos antituberculosos más potentes (la isoniazida y la rifampicina), como también es el caso de la tuberculosis multirresistente (TB-MR), presenta además resistencia a todas las fluoroquinolonas (entre ellas la levofloxacina y la moxifloxacina) y al menos a uno de los tres antituberculosos inyectables de segunda línea (amikacina, kanamicina o capreomicina).

El tratamiento de la TB-MR y la TB-XR es considerablemente más largo que el de la tuberculosis ordinaria (farmacosensible), y requiere el uso de antituberculosos de segunda línea, que son más caros y tienen más efectos secundarios que los fármacos de primera línea utilizados para la tuberculosis farmacosensible.

¿Cómo se contrae la TB-XR?

La tuberculosis ultrarresistente se puede contraer de dos formas. Por un lado, puede desarrollarse en pacientes que están recibiendo tratamiento para una tuberculosis activa, si los medicamentos antituberculosos se emplean o administran de manera inadecuada, lo que suele ser síntoma de una atención clínica deficiente o una mala gestión de medicamentos. Esto puede ocurrir cuando no se proporciona el apoyo debido a los pacientes para que finalicen el tratamiento completo; cuando los proveedores de asistencia sanitaria prescriben el tratamiento o la dosis equivocados o por un periodo demasiado corto; cuando el suministro de los medicamentos a los consultorios que los dispensan es irregular; o cuando los medicamentos son de mala calidad.

La segunda forma en que las personas pueden contraer tuberculosis ultrarresistente es por contagio a través de una persona infectada. Los pacientes con tuberculosis pulmonar pueden transmitir esta enfermedad al toser, al estornudar o sencillamente al hablar. Basta con inhalar una pequeña cantidad de bacilos para infectarse. Sin embargo, solo una proporción pequeña de las personas infectadas por bacilos tuberculosos llegan a desarrollar la enfermedad. En otras palabras: una persona puede ser infectada por bacilos de la TB-XR pero no desarrollar la enfermedad activa, al igual que ocurre con la tuberculosis farmacosensible.

¿Con qué facilidad se propaga la TB-XR?

Según los estudios en la materia, probablemente no haya diferencia entre el riesgo de transmisión de la TD-XR y el de otras formas de tuberculosis. La propagación de las bacterias de la tuberculosis depende de factores como el número y la concentración de personas infectadas en un mismo lugar o la presencia de sujetos con un mayor riesgo de infección (por ejemplo personas con VIH/sida).

El riesgo de infección se incrementa a medida que aumenta el tiempo que una persona no infectada pasa en la misma habitación que otra que sí lo está. El riesgo de propagación aumenta si hay una concentración elevada de bacilos tuberculosos, como puede ocurrir en entornos poco ventilados, por ejemplo en viviendas, hospitales o prisiones saturados de gente. El riesgo se reduce si los pacientes infectados reciben en tiempo oportuno un tratamiento adecuado.

¿Cómo se puede evitar la infección?

Aunque los pacientes con TB-XR pueden ser tan infecciosos como aquellos con tuberculosis ordinaria, las posibilidades de infección por bacilo de TB-XR es inferior por ser esta forma de la enfermedad muy poco frecuente. Las medidas profilácticas que se han de adoptar son las mismas que las previstas para a la tuberculosis ordinaria.

Debe evitarse el contacto directo con pacientes con tuberculosis infecciosa, especialmente en espacios mal ventilados. El riesgo de infección por el bacilo de la tuberculosis es muy bajo en espacios al aire libre Se debería alentar a los pacientes tuberculosos a adoptar prácticas adecuadas de higiene en caso de tos, como cubrirse la boca con un pañuelo al toser, o incluso, en las primeras fases del tratamiento, utilizar una mascarilla quirúrgica, sobre todo en entornos cerrados con mala ventilación.

¿Cómo puede evitar la TB-XR una persona que ya padece tuberculosis ordinaria?

Lo más importante es que los trabajadores de atención de salud y la comunidad proporcionen todos los medios (información, asesoramiento y apoyo material) necesarios para que los pacientes puedan cumplir completamente el tratamiento que se les haya prescrito.

Es primordial asegurar que no se salten ninguna dosis y, sobre todo, que sigan el tratamiento hasta finalizarlo. Si un paciente considera que padece efectos secundarios que le causan problemas —por ejemplo, si los medicamentos le provocan náuseas—, deberá informar de ello a su médico o enfermero, pues suele haber soluciones sencillas para ponerles remedio. Los pacientes que tengan que desplazarse por el motivo que sea, deberán asegurarse de llevar consigo medicamentos suficientes para toda la duración del viaje.

¿Se puede curar o tratar la TB-XR?

Los pacientes con TB-XR pueden curarse, si bien, con los fármacos disponibles a día de hoy, las probabilidades de éxito son muy inferiores a las observadas en pacientes con tuberculosis o incluso TB-MR. La curación depende del grado de farmacorresistencia, de la gravedad de la enfermedad y de si el paciente está inmunodeprimido.

Los pacientes infectados por el VIH pueden presentar tasas de mortalidad más elevadas. Asegurar un diagnóstico temprano y certero es fundamental para suministrar cuanto antes un tratamiento eficaz. Para que el tratamiento sea eficaz, es imprescindible contar con médicos especializados en el tratamiento de estos casos que tengan acceso a una buena selección de medicamentos de segunda línea.

¿Cómo de común es la TB-XR?

La TB-XR es poco frecuente. Aun así, en 2015 un total de 117 países de todas las partes del mundo notificaron al menos un caso. Se estima que alrededor del 9,5% de los casos de tuberculosis multirresistente a nivel mundial presentan TB-XR. Según las estimaciones, se registraron en 2015 en el mundo unos 480 000 nuevos casos de TB-MR, a los que hay que sumar otras 100 000 personas con tuberculosis resistente a la rifampicina que precisaban el mismo tratamiento. Sin embargo, de estos 580 000 nuevos casos que precisaban tratamiento contra la tuberculosis multirresistente solamente 125 000 (un 20%) llegaron a inscribirse en los pertinentes programas terapéuticos.

¿Cómo previenen los países la TB-XR?

Los programas nacionales de control de la tuberculosis, trabajando de consuno con todos los servicios de salud, pueden prevenir la TB-XR velando por que todos los profesionales que atienden a pacientes tuberculosos cumplan las Normas internacionales de tratamiento de la tuberculosis.

Estas hacen hincapié en la importancia de:

  • proporcionar un diagnóstico y un tratamiento adecuados a todos los enfermos tuberculosos, incluidos aquellos con tuberculosis farmacorresistente;
  • garantizar el suministro periódico y oportuno de todos los medicamentos antituberculosos;
  • administrar adecuadamente los medicamentos antituberculosos y prestar apoyo a los pacientes para asegurar el máximo cumplimiento de los tratamientos prescritos;
  • atender a los pacientes con TB-MR y TB-XR en instalaciones que estén debidamente ventiladas; y
  • reducir al mínimo el contacto con otros pacientes, en particular los infectados por el VIH, sobre todo en las fases iniciales del tratamiento, esto es, antes de que este haya tenido oportunidad de reducir la infecciosidad.

¿Se puede prevenir la TB-XR con la vacuna antituberculosa conocida como BCG?

La vacuna BCG previene diversos tipos de infección en los niños, como la meningitis tuberculosa, aunque es menos eficaz para prevenir en los adultos la tuberculosis pulmonar, que es la forma más común y contagiosa de la enfermedad. Se confía en que la eficacia de la BCG contra la TB-XR sea similar que para la tuberculosis ordinaria. Con todo, urge desarrollar vacunas nuevas, algo que la OMS está promoviendo activamente.

¿Qué relación existe entre la TB-XR y el VIH/sida? ¿Por qué se asocia la TB-XR en algunos lugares al VIH?

Las personas con VIH corren un mayor riesgo de desarrollar tuberculosis —y también TB-XR— que las personas seronegativas, debido a que están inmunodeprimidas. Esto hace que en unos pocos lugares donde las cepas de TB-XR son más frecuentes, las personas con VIH tengan más posibilidades de contraer TB-XR que si se encontraran en otro sitio. Por otra parte, la mayoría de los lugares con altas tasas de infección por VIH no presentan niveles elevados de infección por TB-XR, al menos hasta la fecha.

Así las cosas, la mayoría de las personas con VIH que contraen la enfermedad presentarán tuberculosis ordinaria y podrán ser tratadas con antituberculosos estándar de primera línea. En el caso de las personas con VIH, el tratamiento con antirretrovíricos probablemente reducirá el riesgo de contraer TB-XR, al igual que ocurre con la tuberculosis ordinaria. Los pacientes con TB-XR infectados también por el VIH que no reciban tratamiento antirretrovírico están en alto riesgo de morir.

¿Cómo sé si tengo tuberculosis o TB-XR?

La TB-XR solo puede diagnosticarse en un laboratorio adecuadamente equipado. Los síntomas de la TB-XR no difieren de los de la tuberculosis ordinaria: tos con moco (o esputo) espeso y oscuro, a veces con sangre, durante más de 2 semanas; fiebre, escalofríos y sudores nocturnos; fatiga y debilidad muscular; pérdida de peso; y en algunos casos dificultad respiratoria y dolor torácico. Aunque tenga usted estos síntomas, ello no significa que padezca TB-XR.

Sin embargo, deberá acudir al médico para que le haga un examen. Si ya está usted recibiendo tratamiento antituberculoso y observa que después de unas cuantas semanas de tratamiento algunos de estos síntomas no mejoran, debe decírselo a su médico o enfermero.

¿Con qué rapidez se puede diagnosticar la TB-XR?

Si se encuentran bacilos tuberculosos en el esputo, el diagnóstico de la tuberculosis puede hacerse en un par de días. Sin embargo, la confirmación del diagnóstico de TB-XR puede llevar entre 6 y 16 semanas.

¿Es seguro viajar a lugares donde se hayan detectado casos de TB-XR?

Aunque la TB-XR sigue siendo muy infrecuente, se han documentado casos en muchos países. Las personas más expuestas, en caso de contacto con sujetos con TB-XR, son las que presentan niveles de inmunidad reducida ante las enfermedades infecciosas, por ejemplo las que padecen infección por el VIH u otras afecciones médicas capaces de debilitar el sistema inmunitario.

Se recomienda que esas personas eviten viajar a zonas donde no se aplican medidas de control de infección. Los viajes en avión entrañan un riesgo mínimo de contagio por cualquiera de las formas de tuberculosis. En caso de duda, las personas que se dispongan a viajar deberían consultar al médico o a las autoridades nacionales, o bien buscar información en sitios web fiables en la materia.

¿Qué debe hacerse si una persona ha tenido contacto con un caso confirmado o presunto de TB-XR?

Toda persona que haya estado en contacto con un sujeto con TB-XR confirmada o presunta deberá acudir al médico o al servicio antituberculoso local para someterse a la prueba de la tuberculosis. Esto es especialmente importante si la persona presenta síntomas. Si tiene tos, se le pedirá una muestra de esputo, que se examinará para identificar posibles bacterias.

Si el diagnóstico es positivo, se comenzará el tratamiento con los fármacos que ofrezcan más probabilidades de respuesta favorable en la persona afectada. Si se confirma que hay infección por el bacilo de la tuberculosis pero no hay síntomas de la enfermedad, podrá administrarse un tratamiento preventivo o simplemente indicar al paciente que acuda periódicamente a los servicios de salud para someterse a revisión.

¿Se debe aislar a los pacientes con TB-XR mientras estén bajo tratamiento o cuando las distintas opciones terapéuticas no hayan dado resultado?

Para realizar el diagnóstico, en ocasiones es necesario hospitalizar a las personas con sospecha de tuberculosis o TB-XR. A fin de proteger a los demás pacientes y al personal del hospital, el aislamiento es una práctica indicada para asegurar una atención de buena calidad. Una vez realizado el diagnóstico e iniciado el tratamiento, siempre con la conformidad del paciente, el aislamiento no suele ser necesario ni indicado.

Tampoco tiene mucho sentido aislar a los pacientes que no hayan respondido al tratamiento. Según han demostrado diversos estudios, si se adoptan las medidas apropiadas de prevención de la infección, el tratamiento domiciliario de los pacientes tuberculosos no entraña ningún riesgo importante para los demás miembros del hogar, que, para cuando se realiza el diagnóstico, ya habrán estado expuestos a la infección padecida por el paciente.

No obstante, deberán reforzarse, cuando no exista ninguna opción de tratamiento curativo, todas las medidas de control de infección en el hogar. Cuando esto no sea posible, se deberían ofrecer al paciente opciones de aislamiento voluntario y de administración de cuidados paliativos y terminales.

¿Qué riesgos relacionados con la TB-XR afrontan los trabajadores de atención de salud, en particular aquellos que son VIH-positivos?

Para proteger a los trabajadores sanitarios susceptibles de entrar en contacto con pacientes con tuberculosis contagiosa, es primordial que se apliquen en los establecimientos sanitarios en todo momento un conjunto adecuado de estrictas medidas de control de infección. También conviene alentar a los trabajadores sanitarios a confirmar periódicamente su estado serológico, para así poder reducir su riesgo de exposición.

¿Qué hace la OMS para combatir la TB-XR?

La OMS vela, en primer lugar, por que las autoridades sanitarias responsables de la atención y el control de la tuberculosis reciban información precisa sobre la TB-XR. En el sitio web del Programa Mundial contra la Tuberculosis de la OMS, se publica la información más reciente sobre la TB-XR y cuestiones conexas sobre la tuberculosis.

En segundo lugar, la OMS se esfuerza por promover la idea de que una buena prevención, atención y control de la tuberculosis es fundamental para combatir la farmacorresistencia y de que la administración de un tratamiento adecuado contra la TB-MR ayuda a prevenir la aparición de la TB-XR.

En tercer lugar, la OMS facilita a los ministerios de salud orientaciones, periódicamente actualizadas, sobre el manejo de la tuberculosis en pacientes resistentes a los fármacos antituberculosos y sobre las políticas de diagnóstico de esta enfermedad.

Fuente:

https://www.who.int/features/qa/extensively-resistant-tuberculosis/es/

Dejar un comentario

Scroll to Top
× ¿Cómo puedo ayudarte?