Reforestación Rosa por el futuro

El día de hoy se conmemora el día mundial de la lucha contra el cáncer de mama, el tipo de cáncer más común en las mujeres, aunque también puede darles a hombres. Cada año se producen 1.8 millones de nuevos casos y más de 450,000 muertes en todo el mundo, cerca de 1 de cada 12 mujeres enfermaran de cáncer de mama.
El cáncer de mama también esta asociado a la capacidad de atención por parte de los sistemas de salud y la mayoría de los decesos se encuentran en países de ingresos medios y bajos.
En México, el cáncer de mama es el tipo de cáncer más mortal, pero también es una enfermedad que tiene alta probabilidad de tratamiento si es detectada a tiempo. Por eso la revisión continua es un factor crucial para su tratamiento efectivo.
Aunque existe una predisponibilidad por causas genéticas se estima que el 90% de los casos de cáncer de mama se deben a factores ambientales y ecosistémicos como puede ser factores biológicos, físicos y químicos.
Algunos de los factores de nuestro comportamiento diario que ya se ha logrado encontrar correlación son el consumo de tabaco, la ingesta de alcohol, la dieta alta en grasas entre otros. También existen circunstancias que están en el medio y que son cofactores para que se presente la enfermedad como Asbesto, Cloruro de vinilo, cromo y sus compuestos, y muchos otros.
Pero hay otros factores que comienzan a salir a la luz y están relacionadas con el impacto ecosistémico, por ejemplo, se estima que las mujeres premenopáusicas tendrán hasta 30% más probabilidad de padecer cáncer de mama debido al cambio climático, principalmente la mala calidad del aire.
Es también reconocido que el estrés ambiental generalizado aumenta la probabilidad de padecer cualquier tipo de cáncer, y el calentamiento global y el consecuente cambio climático es un factor de riesgo más que debemos considerar.
La depresión también es otro factor de riesgo ya comprobado que puede potenciar la aparición de enfermedades incluyendo el cáncer de mama.
La salud mental, el monitoreo constante y atención temprana, así como la conservación de los ecosistemas son hoy por hoy la trifecta perfecta de la lucha contra el cáncer de mama, no son factores aislados ni dispersos, todo forma parte del cumulo de factores que interactuando pueden favorecer la aparición de esta y otras enfermedades.
Es necesario cambiar la forma como coaccionamos: ser sinérgicos y estratégicos; la prevención, concientización y monitoreo son importantes para la prevención temprana, pero debemos también incluir la salud mental y resiliencia personal de la mano de acción de conservación y restauración de los ecosistemas para reducir al mínimo esos factores de riesgo que tanto dolor han causado. No existen objetivos aislados, todos formamos parte del mismo objetivo en el reconocimiento de nuestro derecho a un ambiente sin riegos, limpio, saludable y sostenible. Trabajemos en red por el futuro.

Dejar un comentario

Scroll to Top
× ¿Cómo puedo ayudarte?