Se acerca el invierno (the winter is coming). ¿El calentamiento global en realidad puede traer frío mortal?

Hemos sido bombardeados con la noticia de que vivimos en un planeta que cada año que pasa queda más caliente, aunque en los últimos días del pasado enero escuchamos que Canadá, el centro y este de Estados Unidos tuvieron la llegada de una ola de aire extremadamente frío, la más fría de los últimos veinte años en dichas partes del continente norteamericano.

Los Grandes Lagos vistos desde el espacio durante el 1 de Febrero 2019 (Imagen de satélite NOAA/MODIS)

 

A través de las redes sociales pudimos ver que lugares como las cascadas del Niágara, los Grandes Lagos y varias ciudades del norte de Estados Unidos estaban completamente congelados, paisajes que pudieron haber sido sacados de “Un día después de mañana” (The Day After Tomorrow, 20th Century Fox, 2004).

Cascadas del Niagara parcialmente congeladas (Crédito: DailyMail)

Inclusive debido al paro de actividades económicas y sociales por las inclemencias del tiempo, la población en general desde casa comenzó a hacer viral experimentos con las temperaturas tan bajas registradas.

En el tweet de Darlene, se observó el challenge de hacer nieve con agua hirviendo.

El frío ártico de este enero 2019 que se trasladó hasta regiones del centro de Estados Unidos estableció nuevos records de temperaturas frías, teniendo en la ciudad de Mount Carroll, Illinois durante la mañana del 31 de enero la temperatura de -41°C. Fue en el pasado invierno de 1999 que esta misma ciudad establecía en aquel entonces su registro extremo de -39°C.

A pesar de no haber roto el record histórico de temperatura más baja, durante esta ola de aire frío se presentó la temperatura de -48.9°C en el estado de Minnesota, haciendo que sea la temperatura más fría de este año en dicho país norteamericano.

Sabemos que ha sucedido antes, quizás no con la frecuencia que se ha presentado en los últimos años, ya que después de la ola de aire extremadamente frío del 2014, parece ser que el fenómeno denominado “el vórtice polar” se ha hecho cada vez más conocido y más sonado, no solamente en los países afectados sino también alrededor del mundo.

Movimiento del viento en sentido anti horario en el vórtice polar, El tamaño de las flechas indica la intensidad del flujo de viento. (NASA)

Entonces, ¿qué es en realidad el vórtice polar?

Es un flujo de aire, es decir, vientos que giran en sentido contrario a las manecillas del reloj sobre las regiones de los polos, haciendo que se generen sistemas de baja presión de aire frío. Estos cinturones de viento mantienen el aire frío en el ártico y en el antártico la mayor parte del año, pero durante el invierno de cada hemisferio los vientos se debilitan haciendo que las masas de aire frío centradas en los polos se desborden.

En el hemisferio norte se han observado episodios donde el vórtice polar se debilita y genera sub-vórtices, que son los que se desplazan hacia el sur trayendo consigo aire ártico y haciendo que las temperaturas bajen dramáticamente en cuestión de horas. Se sabe que la intensidad y duración del desbordamiento del aire con temperaturas muy bajas varía cada año, a pesar de eso, se ha observado una tendencia de que mientras más débil se vuelva el vórtice polar, países como Rusia, Canadá, Estados Unidos y los del Norte de Europa serán amenazados por eventos de frío más extremo.

Durante noviembre 2013, se observaba un vórtice polar fuerte y compacto sobre el centro del Ártico (Izq.), pero el debilitamiento del mismo durante los primeros días del 2014 permitió que el aire frío se deslizara hacia más al sur, llegando al norte y centro de Estados Unidos (derecha). NOAA

Pero, ¿cómo estas olas de aire frío están relacionadas con el calentamiento global? Una persona supondría que al haber calentamiento, las temperaturas tenderían a ser más altas en todo el mundo, sin embargo en el mes pasado se tuvieron varios días con temperaturas congelantes. La evidencia muestra que el Ártico se ha estado calentando a una velocidad más rápida que el resto del planeta, haciendo que el calor que escapa de esa parte del océano debilite los vientos del famoso vórtice polar, el cual mantiene el frío centrado en el polo del planeta.

Por lo tanto, mientras más cálido sea el ártico el desbordamiento podría ser más frecuente, traer valores en el termómetro más extremos y prolongar el número de días fríos durante el invierno, haciendo que el conocido lema de la Casa Stark  “Winter is coming” no se quede solamente en la ficción ya que las consecuencias de los descensos abruptos de temperatura en el ambiente pueden ser tan dañinos para la infraestructura como para la vida. En nuestro país vecino, al menos 21 muertes estuvieron relacionadas con este fenómeno durante este invierno; desde muertes por exposición de algunas horas a las bajas temperaturas como accidentes relacionados con los caminos congelados.

 

Más información:

https://weather.com/forecast/national/news/2019-01-28-polar-vortex-midwest-arctic-air-coldest-two-decades

http://time.com/5518469/21-people-died-cold-polar-vortex/

https://insideclimatenews.org/news/27092017/polar-vortex-cold-snap-arctic-ice-loss-global-warming-climate-change

Autor entrada: Sareti Cardos

Deja un comentario