El origen del día de las madres y de todas las madres

El día de las madres es en esencia un acto de agradecimiento por estar aquí y en la era del hombre se celebran mediante rituales que dignifican la fertilidad en todas sus formas, nombres y variedades.

DanEvans / Pixabay

Algunos ejemplos son Gaia y Annan para los celtas, Tiamat para lo sumerios, Áditi en la India, Ninsuna en Caldea, entre muchas otras divinidades que fueron conquistadas y asimiladas por los griegos durante el gran imperio de Alexandria, haciendo suyas estas costumbres celebrando a Rea y Afrodita, que después se transformaron en Hera y Venus cuando los Romanos rehicieron su propia versión de esta mitología.

 

En México, al otro lado del mundo y lejos de la influencia europea también se adoraba a Coatlicue madre de Huitchilpoztli y Chimalma madre de Quetzalcoatl.

 

Y aunque la celebración de la fertilidad, la continuidad de la especie y las madres es una celebración antigua no es exactamente el origen del actual día de las madres.

 

Todo comenzó en Estados Unidos en el año de 1907 cuando Anna Marie Jarvis comenzó un movimiento a favor del “día de las madres”, y aunque ella en sí nunca fue madre, le rendía tributo a su propia madre Ann Marie Reeves Jarvis retomando la lucha de su madre en pro de los derechos de las mujeres trabajadoras.

 

Anna Marie madre fue una activista defensora de los derechos de la mujer, promoviendo principalmente los derechos de salud y seguridad para las mujeres trabajadoras de Virginia del Oeste. Fue tanta su influencia que incluso se establecieron varios “días de las madres” en diferentes ciudades y centros de trabajo de Virginia del Oeste.

 

La celebración homenaje del día de las madres se difundió rápidamente por el territorio de Estados Unidos y en 1914 el presidente Woodrow Wilson finalmente declaró “el día de las madres” como un día oficial de celebración.

 

Y fue así como la lucha de una activista defensora de los derechos de las mujeres luchó por que se les reconociera mediante la conmemoración de lo que se debió haber llamado “el día de las madres trabajadoras”, pero esto no fue así, y poco a poco la lucha de su madre se fue perdiendo en el olvido y se fue incrustando un día de celebración comercial que la misma Anne Marie Jarvis rechazaba y se volvió activista en contra del “día de las madres comercial”.

 

Una tarjeta impresa no significa más que se es demasiado indolente para escribirle de puño y letra a la mujer que ha hecho por uno más que nadie en el mundo.

Anne Marie Jarvis

 

Pero bueno, esto es solo una pequeña parte de la historia del día de las madres y su conmemoración, ahora celebremos todo lo que ha ocurrido mucho pero mucho más tiempo atrás para que este gran evento sea posible.

 

Todo comenzó hace cerca de 4,200 millones años cuando una pequeña molécula de ARN que se encontraba en un caldo rico en nutrientes por alguna extraña razón era capaz de hacer copias de si misma dentro de una pequeña gota de proteínas y lípidos, que después de muchos ensayos y muchos errores se logró constituir como una célula en la historia temprana de la vida.

 

Separación de sexos

Durante mucho tiempo todas las células de organismo similares eran iguales y fue hasta hace cerca de 1,200 millones de años que por capricho evolutivo en algunas algas unicelulares se formaron “dos tipos diferentes de células” muy similares y que de algún modo formaron gametos (óvulos y espermatozoides) que se liberaban al ambiente en ese momento exclusivamente acuático, y que se fusionaban entre ellos generando un organismo nuevo con información genética de al menos 2 organismos parentales.

 

nicholebohner / Pixabay

Cada organismo libera de miles a millones de gametos en el agua ya sea motivados por la luna llena, la temperatura, las mareas o algunas otras causas que desconocemos todavía.

 

Una vez que se da la fusión de gametos, miles a millones de pequeños organismos comienzan su desarrollo en vida libre, estando expuestos a las inclemencias del ambiente y la competencia entre ellos y con otros organismos, donde sobreviven los mejor adaptados.

 

Este proceso permite la eliminación de características genéticas debilitantes, lo que les confiere una ventaja evolutiva y adaptativa importante en comparación con los organismos asexuados, una de las más importantes razones por la cual se cree que la reproducción sexuada ha proliferado tanto hasta la actualidad.

 

Fecundación interna

merone / Pixabay

Los primeros organismos que tuvieron casi el placer de la fecundación interna fueron los tiburones hace cerca de 400 millones de años, aunque los tiburones no tienen un pene en sí, lo que tienen es una aleta especializada llamada clasper que doblan a manera de tubo con el cual transportan el esperma al interior del tiburón hembra.

 

El huevo o la gallina.

FrankWinkler / Pixabay

Aquí un paso importantísimo y la respuesta para este el acertijo del huevo o la gallina y la respuesta es el huevo, los huevos aparecieron por primera vez en los reptiles hace aproximadamente 320 millones de años, eran huevos con cascara que eran depositados en un nido en la tierra, este fue el primer paso a lo que hoy conocemos como un embarazo.

 

Aunque los huevos aparecieron por primera vez en los anfibios como las ranas, no forman parte de nuestra historia evolutiva ya que son organismos de fecundación externa.

 

LoveallArtsofPictures / Pixabay

La retención del cigoto

Y no nos referimos a una madre que no quiere soltar a su hijo, no, nos referimos al paso evolutivo en el cual en los mamíferos se desarrolló una compleja interacción en donde el huevo sin cascara fue retenido dentro del cuerpo de la madre, formando un puente directo con el sistema circulatorio de la hospedante con el cual se alimenta, es decir, la aparición de la placenta hace unos 160 millones de años.

 

Todos los animales placentarios son mamíferos, pero no todos los mamíferos son placentarios. Existen algunos mamíferos que ponen huevos como los ornitorrincos y otros que dan a luz a un feto poco desarrollado que termina su desarrollo dentro de una bolsa de alimentación externa llamada marsupio, como en el caso de los canguros.

 

Existen algunos otros organismos que también retienen al embrión, pero no forman puentes directos con la madre para poder alimentar al embrión y se les conoce como ovovivíparos, ya que dan a luz a un organismo completamente desarrollado. Algunos ejemplos son las boas y peces

 

 

Esta división de sexos hasta donde estamos ha llevado a una extensa variedad de mecanismos de convencimiento que van desde bailes, peleas y canciones, donde casi siempre es el macho quien debe convencer a la hembra para que lo acepte y sabemos la razón, como bien lo explica el genetista y biólogo británico John Maynard-Smith

 

la existencia de los hombres simplemente no cuadra. Procrear hombres provoca que se desperdicie 50% de los recursos de una criatura viviente porque ellos no pueden reproducir descendencia»

 

Así que ya lo saben, la división de sexos y la mezcla genética es una herramienta evolutiva y adaptativa muy importante, aunque la aparición de los machos es un gasto que pudo haberse ahorrado la naturaleza.

fancycrave1 / Pixabay

Feliz día de las madres.

 

Y recuerden, es gracias a la división de sexos, la fecundación interna, a la retención del cigoto y la formación de la placenta que nos permiten hoy ver a nuestros pequeños crecer en el vientre de su madre.

Autor entrada: Salvador Castell

Biólogo marino con estudios de posgrado en biotecnología genómica, bioquímica, biología molecular y educación especial. Naturalista y entusiasta de la ciencia. Desarrollador de Proyectos educativos, desarrollo sustentable y transferencia tecnológica. "Conocimiento que no se transmite, no sirve de nada"