Transferencia horizontal de microbios entre animales.

Enfermedades zoonóticas y transferencia horizontal de microbios entre animales.

 

Últimamente todo el mundo está enojado con los pobres murciélagos por sus planes contra los humanos y contagiarnos con sus coronavirus malignos, pero esto no solo es incorrecto si no también ridículo.

 

La verdad es que muchas enfermedades comunes, estacionales y otras no tan comunes son enfermedades de animales y entre animales.

 

Aunque nosotros tenemos la idea de que en la naturaleza todo es armonía y buena vibra, la realidad es que existe una lucha despiadada por la supervivencia. En ocasiones nosotros o cualquier otra especie podemos tener la mala suerte de no llevarnos bien con uno o varios microbios  y estos nos causan un malestar, y en el peor de los casos la muerte. Estos microbios que alteran negativamente el estado de salud de un organismo se llaman patógenos, pero no significa que sea organismo malvado por naturaleza, significa solo eso, que no se llevó bien con su nuevo huésped, de la especie que sea.

 

Por esta ocasión incluiremos a los virus en el termino microbios, aunque personalmente no los consideró organismos vivos.

 

Entonces los patógenos no son malos para todos.

Y es justo eso, un microbio puede ser mortal para algunos miembros de la población y pasar desapercibido por otros miembros de la misma población/especie o de otra población/especie. En la naturaleza es común encontrar “microbios patógenos” que conviven sin ningún problema con humanos o con otras especies animales. A estos organismos y/o especies donde un probable patógeno subsiste sin causar ningún malestar al casero se llaman reservorios, es decir son como un albergue donde se portan bien, o al menos no se portan mal.

 

Estas enfermedades se les llama zoonóticas y son comunes entre especies animales, y si, por muy modernos y estudiados, a nivel biológico y aun más de comportamiento nosotros los humanos seguimos siendo animales.

 

Estas interacciones entre y con microbios en los animales es extremadamente común y han requerido miles de años de adaptación, o un par de malestares estomacales por comer en la calle en cualquier estación de metro de la CDMX.

 

Y como es que intercambiamos microbios o nos “infectamos”

 

Esta transferencia de microbios entre animales puede ser de todas las maneras que se les ocurra como son:

 

Contacto Directo:

Es la exposición a un microbio mediante contacto directo con otro animal como heridas abiertas, membranas mucosas, sangre, saliva o con la piel.

Un ejemplo es la historia de las múltiples transmisiones del VIH: El paciente cero del VIH

Aerosol:

Es cuando un animal respira microgotas o partículas (polvo) que se encuentran suspendidas en el aire. Estas microgotas pueden ser tejidos microfractuados, heces, orina o bacterias. Si, cuando respiramos la pipi y popo de otros animales, y es mucho más común de lo que crees.

En promedio en la CDMX, cada ciudadano consume o respira 1.5 kg de heces al año, principalmente de gatos y perros.

 

Oral:

Y ahí recordaran cuando nos dicen “sacate eso de la boca”, y si, esta se da cuando el animal introduce en su cavidad oral (boca) alimentos, agua o algún objeto colonizado por microbios. Por eso es recomendable consumir alimentos pasteurizados y/o suficientemente cocidos. El introducir objetos contaminados, comer o beber después de manipular otros animales sin las debidas medidas de higiene (lávate las manos constantemente) también puede ser un medio de transmisión oral.

 

Vector:

Este es un tipo especial de transmisión, ya que el organismo patógeno tiene parte de su ciclo de vida dentro de otro animal, principalmente insectos y caracoles de agua dulce, donde el patógeno madura para que al momento del contacto se encuentra ya en posibilidades de realizar la infección.

 

Fómites:

Los fómites son como horrocruxes, un objeto inerte (inanimado) o sustancia que estuvo expuesto al animal infectado o a sus fluidos corporales se convierte en un vector mecánico de la enfermedad. Sin motivo de alarma, pero para considerarlo algunos ejemplos de fómites son cepillos, agujas, ropa, calzado, camas, hamacas, paja, celulares, llaves, correspondencia o cualquier objeto que este en contacto con el animal donador.

 

Hidrotransmisión:

Aunque es básicamente lo mismo que un Fómite, la transmisión por agua de microorganismos es de particular importancia ya que es necesaria para la vida. Esta se da cuando un animal sea acuático o no, sus fluidos, tejidos, excreciones o por contacto directo transfiere microorganismos al agua que pueden ser agentes patógenos para otros organismos.

 

Este tipo de transmisión es muy importante porque va relacionado también con la sanidad del recurso hídrico y es un problema de salud humana y animal a nivel mundial del cual hablaremos en otro momento.

 

 

Las enfermedades zoonóticas son muchas algunas ya viejas conocidas de la humanidad como el Dengue, el Zica, el Chikungunya, la rabia, la toxoplasmosis o la peste; otras que lamentablemente comienzan a ser reconocidas como la Rickettsiosis y la Erliquiosis; y algunas que hoy en día son extremadamente famosas como la COVID 19.

 

La Erliquia y la Ricketssia son bacterias patógenas de mamíferos. Los piojos y las garrapatas pueden ser transmitirlas a humanos. Las muertes por Ricketsiosis y Erliquiosis han ido en aumento a nivel mundial en los últimos años.

 

La interacción entre y con animales de la misma especie o de otra especie es algo común, lo que hay que entender es que entre mayor contacto y constancia, mayor es la probabilidad intercambiar microbios, y entre mayor numero de intercambios mayor es la probabilidad de que alguno de estos microbios no se lleven bien con su nuevo hospedero y le causen un malestar, que en el peor de los casos se vuelve un problema de salud pública serio como es el caso de la pandemia por COVID-19

 

Que un tipo de microbio, bueno o malo tenga la capacidad de colonizar huéspedes de diferentes especies es común, al fin y al cabo, todos los organismos están formados por células. La probabilidad de un patógeno pueda infectar (colonizar) diferentes especies tiene que ver con su historia de vida y que tan emparentadas estén los entre ellas, pero ese tema lo tocaremos pronto.

 

Cuando un microbio prolifera en su nuevo huésped y por azares evolutivos este puede ser nuevamente transmitido a otros miembros de su población… ahí es donde comienza el verdadero problema.

 

Dejar un comentario

Scroll to Top
× ¿Cómo puedo ayudarte?