La higiene en la cocina es un pilar fundamental para garantizar la seguridad alimentaria y prevenir enfermedades transmitidas por alimentos. Un aspecto crítico de esta higiene es el lavado adecuado de los utensilios de cocina para evitar la contaminación cruzada.

La contaminación cruzada ocurre cuando bacterias o virus se transfieren de un alimento a otro, ya sea directamente o a través de utensilios, superficies o manos contaminadas. Este fenómeno puede resultar en intoxicaciones alimentarias y la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos.

Un ejemplo reciente de las consecuencias de la contaminación cruzada se observó en Tlaxcala, México, donde 30 pollerías fueron clausuradas tras un brote de Campylobacter, una bacteria resistente a múltiples antibióticos. Este incidente subraya la importancia de mantener prácticas de higiene estrictas en la manipulación y preparación de alimentos.

Para prevenir la contaminación cruzada, es esencial seguir estas prácticas:

Lavado de Manos: Lavar las manos con agua y jabón antes y después de manipular alimentos, especialmente carnes crudas.
Utensilios Separados: Usar tablas de cortar y cuchillos diferentes para carnes crudas y alimentos listos para consumir.
Limpieza de Superficies: Desinfectar todas las superficies de trabajo antes y después de preparar alimentos.
Almacenamiento Adecuado: Guardar los alimentos crudos separados de los cocidos o listos para comer, preferiblemente en la parte más baja del refrigerador para evitar goteos.


El caso de Tlaxcala es un recordatorio de que la negligencia en la higiene de la cocina puede tener graves repercusiones para la salud pública. Por lo tanto, es crucial adoptar medidas preventivas y educar a los manipuladores de alimentos sobre la importancia de lavar adecuadamente los utensilios de cocina y evitar la contaminación cruzada.

Acerca del autor(es)

La Importancia de Lavar los Utensilios de Cocina: Lecciones de Tlaxcala

Deja un comentario

Deslizar arriba
Skip to content