Los huracanes son fenómenos naturales que pueden causar devastación y destrucción a su paso. Para poder entender la magnitud de un huracán, se utiliza un sistema de categorización que nos permite conocer su intensidad y potencial impacto. En este artículo, te explicaremos cómo se mide la categoría de un huracán.

La escala utilizada para medir la categoría de un huracán es conocida como la Escala Saffir-Simpson, desarrollada en 1969 por el ingeniero civil Herbert Saffir y Robert “Bob” Simpson, director del Centro Nacional de Huracanes.

Saffir trabajo principalmente el daño de los vientos sobre las infraestructuras construidas por el hombre y Simpson trabajo con las mareas.

Esta escala clasifica los huracanes en cinco categorías, de acuerdo con la velocidad de sus vientos y su potencial destructivo en las estructuras humanas. A continuación, te presentamos las características de cada categoría:

Categoría 1:

Los huracanes de categoría 1 tienen vientos sostenidos de entre 119 y 153 kilómetros por hora. Pueden causar daños mínimos, como la caída de árboles y daños en las estructuras.

Categoría 2:

Los huracanes de categoría 2 tienen vientos sostenidos de entre 154 y 177 kilómetros por hora. Pueden causar daños moderados, como la destrucción de techos y la interrupción del suministro eléctrico.

Categoría 3:

Los huracanes de categoría 3 tienen vientos sostenidos de entre 178 y 209 kilómetros por hora. Pueden causar daños significativos, como la destrucción de viviendas y la interrupción de servicios básicos.

Categoría 4:

Los huracanes de categoría 4 tienen vientos sostenidos de entre 210 y 249 kilómetros por hora. Pueden causar daños catastróficos, como la destrucción de edificios y la inundación de áreas costeras.

Categoría 5:

Los huracanes de categoría 5 tienen vientos sostenidos de más de 250 kilómetros por hora. Pueden causar daños catastróficos, como la destrucción total de comunidades y la pérdida de vidas humanas.

Es importante tener en cuenta que la categoría de un huracán no solo se basa en la velocidad de sus vientos, sino también en otros factores como el tamaño de su ojo, la presión atmosférica y la cantidad de lluvia que puede generar. La escala Saffir Simpson tiene algunas limitantes que no considera como la duración del evento, el punto de impacto y el tamaño del fenómeno.

Además, es fundamental seguir las recomendaciones de las autoridades y estar preparados ante la llegada de un huracán, independientemente de su categoría, la cultura de la prevención salva vidas.

¿Es necesario agregar el huracan categoria 6?

En la actualidad se debate si es necesario modificar la escala para agregar los huracanes categoría 6 ya que con el calentamiento global y el consecuente cambio climático cada vez estamos más cerca de romper la escala como paso con el huracán Otis que alcanzo rachas de 305 kilómetros por hora.

Otro segmento de especialistas comenta que no tiene sentido hablar de un huracán categoría 6, ya que los huracanes categoría 5 ya son lo suficientemente destructivos como para arrasar con casi todo lo que encuentran a su paso. Lo que sí se puede hacer es mejorar los sistemas de alerta, prevención y respuesta ante estos fenómenos naturales, para reducir al mínimo las pérdidas humanas y materiales que puedan ocasionar.

En conclusión, la categoría de un huracán nos brinda información sobre su intensidad y potencial destructivo. La Escala Saffir-Simpson nos permite comprender mejor la magnitud de estos fenómenos naturales y tomar las precauciones necesarias para proteger nuestras vidas y propiedades.

Acerca del autor(es)

¿Cómo se mide la categoría de un huracán?

Deja un comentario

Deslizar arriba
Skip to content